imagen

EN VIVO 08:00 a 9:00 HRS

Control Ciudadano

Conducción: Javier Silva y profesionales de Codelco

PROX. 09:00 a 13:00 HRS

 

Sin Filtro

Magazine informativo y de opinión.

PROX. 13:00 a 14:00 HRS

 

Salta Hoy

El más completo informativo elaborado por el departamento de prensa de Radio Salta, con la conducción de César Alurralde y Delia Aguilar.  

PROX. 14:00 a 15:00 HRS

 

Palabras más, palabras menos

  Un espacio para compartir, disfrutar, conversar y enterarte de todo lo que te interesa.

PROX. 15:00 a 17:00 HRS

 

Presente

Magazine de interés general

PROX. 17:00 a 18:00 HRS

 

La Tarde con Amigos

Un clásico de la radio salteña.

PROX. 18:00 a 19:00 HRS

 

Punto de Encuentro

Periodístico

PROX. 19:00 a 20:00 HRS

 

Contacto Estrecho

PROX. 20:00 a 21:00 HRS

 

60 Municipios

Red Federal de Información local.

PROX. 21:00 a 22:00 HRS

 

Arrugue de Barrera

Programa de Informacion deportiva

PROX. 22:00 a 23:00 HRS

 

Los Bohemios

Programa musical

PROX. 23:00 a 00:00 HRS

 

Música y Memoria

Música, relatos, historia y la mejor compañía.


La primera ministra sueca anuncia su dimisión tras la confirmación de la victoria del bloque de la derecha

El escrutinio definitivo otorga la mayoría al grupo de partidos de la derecha con un 20% del voto para la formación ultra Demócratas de Suecia

Mundo

14 / 09 / 2022

 

 

La angustiosa espera se transformó en decepción para los socialdemócratas en Suecia. Magdalena Andersson, la primera ministra, ha anunciado su dimisión después de que el escrutinio este miércoles de centenares de miles de papeletas que quedaban pendientes haya confirmado la victoria del bloque de la derecha en las elecciones del pasado domingo en el país escandinavo. Los escaños obtenidos por la ultraderecha, los conservadores, los cristianodemócratas y los liberales alcanzan la mayoría en el Riksdag (Parlamento). Suman 176 diputados, tres más que los cuatro partidos de la mitad izquierda del arco parlamentario sueco.

A última hora de la tarde, con el 99,8% del voto escrutado, Andersson ha reconocido en una rueda de prensa la derrota del bloque de izquierda. “El resultado ya está claro”, ha declarado la mandataria, poco antes de anunciar, en un movimiento sorprendente, que este jueves presentará su dimisión como jefa de Gobierno, pero que seguirá al frente de su partido. “Pediré dimitir de mis funciones de primera ministra, y después, la responsabilidad recaerá en el presidente del Parlamento”, ha explicado la socialdemócrata. Andersson ha agregado que está dispuesta “a liderar la oposición”, pero que, en caso de que el bloque de la derecha no sea capaz de ponerse de acuerdo, todas las fuerzas políticas, salvo la extrema derecha, tendrán abierta la puerta de su despacho. Unos minutos antes, Jimmie Akesson, el líder de la ultraderecha, ha escrito en Facebook: “Se acabaron ocho años de Gobierno socialdemócrata. Ha llegado el momento de recuperar la seguridad y el bienestar en Suecia”.

El conteo de las últimas papeletas (voto en el exterior, una parte del anticipado, y unas pocas que algunos votantes depositaron en colegios electorales distintos al que tenían asignado) también ha corroborado el sorpasso de la formación liderada por Akesson, Demócratas de Suecia (DS), sobre el Partido Moderado (conservadores), hasta ahora la fuerza mayoritaria de ese espectro ideológico.

Jimmie Akesson, el líder de Demócratas de Suecia, celebra el resultado electoral, la madrugada del lunes en un hotel de Estocolmo.

La victoria del bloque de la derecha augura una ardua negociación para la formación del futuro Gobierno. Los moderados, los cristianodemócratas y los liberales han defendido durante la campaña la opción de formar un Ejecutivo de derechas con el apoyo parlamentario de DS. La derecha tradicional (conservadores y democristianos) ha dejado caer la posibilidad de ofrecer alguna cartera ministerial a los extremistas. Sin embargo, Akesson reclamó al final de la jornada electoral un “papel central” en el futuro Gobierno, algo a lo que no parecen estar dispuestos ninguno de los otros tres partidos del bloque, sobre todo los liberales. Desde 1932, la derecha solo ha gobernado en Suecia (10,3 millones de habitantes) en tres periodos: de 1976 a 1982, entre 1991 y 1994, y de 2006 a 2014.

Las negociaciones informales entre los partidos de la derecha ya comenzaron el lunes, con el 95% de las papeletas escrutadas y con un margen de solo 45.000 votos entre ambos bloques. Los conservadores trataron de mantener en secreto sus contactos con la extrema derecha, pero los radicales se afanaron en que estas no quedaran ocultas. Ulf Kristersson, el líder conservador, aspira a formar un Gobierno de coalición únicamente con los cristianodemócratas y con el apoyo parlamentario de DS y los liberales, pero estos últimos también reclaman algún ministerio —han mostrado interés por el de Educación— si se acaba formando un Ejecutivo de derechas que no incluya a los radicales. Tanto los conservadores, como los cristianodemócratas y los liberales, han empeorado sus resultados respecto a los comicios de 2018. Para ser investido primer ministro no es necesario tener una mayoría absoluta de votos a favor, pero sí que no se sumen 175 votos en contra.

La campaña electoral estuvo sobre todo centrada en asuntos relativos a la inmigración y la criminalidad, cuestiones que en principio favorecían a los partidos de la derecha. Dos temas que habían dominado la política sueca durante los meses anteriores, la futura adhesión a la OTAN y la arriesgada estrategia durante la pandemia del coronavirus (que dejó en Suecia una cifra de muertos por cada 100.000 habitantes similar a la media europea, pero muy superior a la de sus vecinos nórdicos) quedaron prácticamente excluidos del debate político. (elpais.com)

NOMBRE RAREIO